Desde el punto de vista conceptual la propuesta hace suya la idea propuesta en las bases: la reconstrucción del puente con un lenguaje constructivo diacrónico, absolutamente compatible con la legislación de patrimonio, con la idea básica de enfatizar la de ligereza en la propuesta y en la no imitación del resto de la construcción ni en su forma ni en sus proporciones. En consecuencia el tablero planteado, desde el punto de vista estructural, funciona como una viga cajón de acero cortén, de sección constante y forma trapezoidal y de un canto de 1 metro en su parte central. La parte central de la V se trunca para constituir una zona horizontal que sirve para un apoyo más sencillo de las pilas del puente. Esta solución estructural se apoya sobre pilares de matriz aproximadamente vertical que libera de función estructural a las barandillas del tablero, tal como se planteaba en la propuesta que acompaña al concurso, permitiendo así una ejecución de estas barandillas con aspecto más ligero y compatible con el puente. La cuestión planteada por el pliego de la conservación de la colonia de la especie Narcissus Cavanillessi condiciona de forma radical el grado de intervención en la zona portuguesa, planteándose, a nuestro entender, una visión de la restauración muy ruskiniana en la que se promueve la conservación de los aspectos ruinosos y románticos de los monumentos antiguos. Esta conservación, a nuestro entender incluiría, además de los narcisos existentes, la conservación de parte del resto de flora existente en el tablero del puente que los acompaña, incluido los árboles actualmente presentes como dos pequeñas encinas y dos olivos de corta talla. El límite de conservación de estas especies vegetales arbóreas en el futuro se debería analizar en función de la propia conservación del puente y su afectación por un excesivo desarrollo del sistema radicular.