El proyecto que nos ocupa recoge el entorno de la histórica puerta de la Salida cuya situación paisajista es excepcional dentro de la Villa, cerrando una vaguada natural que se ensancha a medida que se acerca a la muralla, donde se crea una pequeña plaza junto a la que existe una fuente de importantes dimensiones, de la que historiadores como Layna Serrano atribuyen a construcción romana.El tramo de muralla restaurado presentaba muy deficientes condiciones de conservación con la cara superior muy degradada y paños de mampostería de la hoja exterior con bufamientos a causa de las filtraciones de agua. El propio hueco de la Puerta de la Salida, en su cara exterior, ha perdido el dovelaje que la conforma, produciéndose un descarnado de la muralla. El estado de conservación de la fuente romana era mucho peor ya que el muro de sillería de piedra arenisca rojiza que sirve de muro de contención de las tierras situadas detrás estaba semivolcado por la acción del empuje de las mismas.El entorno inmediato de esta fuente estaba muy degradado, al existir dos tapias de fincas colindantes realizadas con muros de mampostería de mala factura y verja metálica que afectaban negativamente al monumento.Las obras de consolidación y reconstrucción de la muralla se han basado en dos actuaciones de diversa concepción. Por un lado se ha realizado una consolidación de la cara exterior en la zona situada bajo la iglesia de San Bartolomé, donde la muralla se configura como un muro de contención, en el que ha sido necesario la reposición y anclaje de la hoja exterior de mampostería que se encontraba desprendida del relleno de calicanto de la muralla. Esta consolidación se ha extendido al cubo de la muralla que limita este tramo por el Este y al remate superior de todo el tramo existente.Por otro lado, se ha abordado la reconstrucción parcial de este tramo de muralla con el doble objetivo de reforzar la linealidad de la muralla donde se abre la Puerta de la Salida y permitir la fuga visual hacia el valle y la ermita del Val. Con esta solución de reconstrucción se permite la interrelación visual entre la zona estancial de la fuente romana y la ermita, utilizándose para ello una interrupción completa de la muralla. La altura de ésta en ambos lados de la grieta es diferente, ya que uno de los lados es remate de un lienzo existente y el otro es completamente nuevo debido a su grado de destrucción y asume, en parte, un papel de control de vistas del entorno.La reconstrucción se realiza, pues, en clave contemporánea, que en su tratamiento volumétrico da la clave de la reconstrucción realizada en la muralla, utilizándose para ello un procedimiento constructivo con estructura hueca de muros de hormigón armado y forro exterior de mampostería de piedra caliza similar a la existente en la muralla.Para la restauración de la fuente se ha realizado un desmontado de los sillares afectados por las deformaciones ya mencionadas, numerándose los sillares para su posterior recolocación, una vez corregidas los desplomes y roturas. Para la anastilosis se utilizaron las piezas desmontadas, realizándose sillares nuevos en piedra arenisca similar a la de la fuente para sustituir las piezas perdidas o rotas.La limpieza del espacio situado delante de la fuente pudo descubrir un nivel de pavimentación antigua mucho más bajo que el existente cubierto bajo una considerable capa de lodo, realizándose la pavimentación prevista con losa de piedra caliza en el nivel original descubierto del que se ha aprovechado una banda existente de losas de piedra caliza colocada junto al pilón de la fuente que define el nivel del pavimento.Este espacio de la fuente se ha definido, hacia el Este, con un nuevo muro que coincide con la traza del muro original desaparecido y del cual se han encontrado restos en las obras, y que coincidía exactamente con el muro perpendicular de sillería de arenisca parda que hace de fondo a la fuente, y al Norte por un muro que marca el camino trazado a lo largo de la muralla en ese punto y del que se han encontrado sus trazas bajo la capa de lodo ya descrita. Hacia el Oeste se ha realizado la reconstrucción del deteriorado muro de la finca colindante en piedra caliza que se separa de la muralla reconstruida por medio de una escalera de nueva construcción que sirve de acceso a la finca y de separación física de la muralla.