El antiguo edificio conventual, construido en el siglo XV, conserva en nuestros días gran parte de su monumentalidad original, con unas bóvedas de crucería compuesta en su planta baja de gran belleza, y la pérdida de algún elemento original como puede ser la galería Sur de la planta alta. El edificio posee un gran valor monumental, con una arquitectura que combina el Gotico tardío con el nuevo Renacimiento. Consta de un iglesia, un claustro con habitaciones alrededor, una galería abierta en la fachada Sur y una terraza en el exterior del edificio.La propuesta del proyecto incluye la recuperación de la galería sur con el fin de devolverle la función de filtro de las radiaciones solares. Esta reconstrucción se realiza de forma no mimética, con un lenguaje diacrónico, en una solución completamente compatible con el edificio.