La propuesta toma como principal objetivo el diseño de una fachada llamativa para atraer al visitante, ésta se construye como una arquitectura contemporánea, propia del siglo XXI. El tratamiento realizado en el edificio en el año 1989 será respetado, planteando la construcción de una nueva fachada claramente diferenciada, de gran potencia visual que redefina el espacio de la calle, creando un nuevo elemento que complemente la escala de los edificios de los alrededores. La fachada empleará distintos planos facetados.